100 AÑOS Y EL MUNDO NO APRENDE - IGLESIACR

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

100 AÑOS Y EL MUNDO NO APRENDE

Documentos > Noticias

100 AÑOS Y EL MUNDO NO APRENDE
 
* El Papa Francisco recordó la “inútil matanza” de la I Guerra Mundial y advirtió la “locura homicida” que envuelve al mundo en nuestros tiempos.
 
Periodista Gerardo Mora Pana / gmora@iglesiacr.org
 
“Con frecuencia nos sentimos abrumados por las imágenes de muerte, por el dolor de los inocentes que imploran ayuda y consuelo, por el luto del que llora un ser querido a causa del odio y de la violencia, por el drama de los refugiados que escapan de la guerra o de los emigrantes que perecen trágicamente”.
De esta manera el Papa Francisco dirigió un discurso a Representantes de 128 Estados que mantienen relaciones diplomáticas con la Santa Sede, en la Sala Regia del Palacio Apostólico del Vaticano.
“Hace un siglo, el mundo se encontraba en medio del primer conflicto mundial. Una inútil matanza, en la que las nuevas técnicas de combate sembraban muerte y causaban enormes sufrimientos a una población civil inerme”, recordó el Papa.
Por eso, la seguridad y la paz fueron los temas centrales de este encuentro, en el que Su Santidad animó a hacer esfuerzos para promover un nuevo mundo, donde reine la justicia y el perdón.
Como ha sido característico en todo su pontificado, los inmigrantes ocupan un lugar primordial para el Papa y pide a las autoridades no interponer medidas de clausura sino más bien proporcionar una vida digna a quienes han dejado su hogar motivados muchas veces por la guerra.
“El problema de la inmigración es un tema que no puede dejar indiferentes a algunos países mientras que otros sobrellevan, a menudo con un esfuerzo considerable y graves dificultades, el compromiso humanitario de hacer frente a una emergencia que no parece tener fin”, señaló.
Como “enemiga de la paz”, el Papa señaló “una visión reductiva del hombre, que abre el camino a la propagación de la iniquidad, las desigualdades sociales y la corrupción”.
En este marco, hacia un nuevo mundo, el mensaje emitido depositó también la esperanza en los niños y jóvenes, y pidió “no descuidarlos y olvidarlos egoístamente”.
El Papa ha pedido erradicar el tráfico de armas y habló del desconcierto que provocan las pruebas que se realizan en la Península coreana.
También señaló como enemiga de la paz a la ideología “que se sirve de los problemas sociales para fomentar el desprecio y el odio y ve al otro como un enemigo que hay que destruir”.
El Papa tampoco dejó de lado a la Creación, y dijo que la paz significa también cuidarla.
“La paz es un don, un desafío y un compromiso”, recalcó. “No existe, por tanto, la verdadera paz si no se parte de una visión del hombre que sepa promover su desarrollo integral, teniendo en cuenta su dignidad trascendente, ya que el desarrollo es el nuevo nombre de la paz”.
 
En el siguiente enlace puede acceder al discurso completo del Papa Francisco.
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal