CONGRESO INTERNACIONAL DE PASTORAL VOCACIONAL - IGLESIACR

Vaya al Contenido

Menu Principal:

CONGRESO INTERNACIONAL DE PASTORAL VOCACIONAL

Documentos > Noticias


Jesús llama con una mirada de misericordia
 
Gerardo Mora Pana
gmora@iglesiacr.org
 
 
Del miércoles 19 al viernes 21 de octubre se llevó a cabo en Roma el Congreso Internacional de Pastoral Vocacional, en la que Obispos responsables de la Pastoral Vocacional a nivel de cada país, secretarios ejecutivos y responsables vocacionales de las diócesis, llevaron adelante la reflexión.
 
“Ustedes son los principales responsables de la vocación cristiana y sacerdotal, y esta tarea no se puede relegar a un trabajo burocrático”, dijo el Papa Francisco a los obispos y sacerdotes, en audiencia que se efectuó el día final del Congreso.
 
En este Congreso participaron por Costa Rica, Monseñor José Manuel Garita Herrera, obispo de Ciudad Quesada y Presidente de la Comisión Nacional de Pastoral Vocacional; el Pbro. Minor Rivera Coto, de la Diócesis de Cartago y Secretario Ejecutivo de la Comisión Nacional de Pastoral Vocacional y el Pbro. Luis Alberto Aguilar Monge, de la Diócesis de Limón y miembro de la Comisión Nacional.
 
El Congreso contó con 230 participantes de 3 continentes y 60 países. Estuvieron entre ellos 4 cardenales, 40 obispos, 156 sacerdotes y 30 laicos.
 
“La promoción y el cuidado de las vocaciones es una responsabilidad y una acción prioritaria de toda la Iglesia. Toda vocación es un acontecimiento y una acción de la misericordia de Dios. Toda vocación es para la misión, no para provecho individual”, expresó Monseñor José Manuel Garita, a modo de articular algunas conclusiones tras el Congreso.
 
Se habló de que el llamado vocacionalmente es un portador de la misericordia salvífica de Dios. “Todos somos llamados en la Iglesia, por tanto es necesaria una cultura vocacional”, dijo el Obispo de Ciudad Quesada.
 
Entre otras ideas importantes, manifestó las siguientes: “La vocación es para hacernos responsables de la salvación de los demás. Necesitamos animadores vocacionales fascinados y capaces de llevar al discernimiento. Es necesario crecer en el optimismo vocacional y en ‘vocacionalizar’ toda la pastoral, es decir, toda pastoral debe tener una dimensión vocacional”.
 
Mientras tanto, el Papa Francisco, en su mensaje expresó que la Pastoral Vocacional es “un encuentro con Jesús que pasa y llama con una mirada de misericordia”.
 
Son tres los verbos que resumen la acción de la pastoral vocacional: salir, ver y llamar, según Su Santidad.
En primer lugar, “salir”: “la pastoral vocacional necesita de una Iglesia en movimiento capaz de agrandar sus horizontes, midiéndolos no mediante la estrechez del cálculo humano, o con miedo a cometer errores, sino con la gran medida del corazón misericordioso de Dios. No puedo esparcir una semilla que dé frutos de vocaciones si nos quedamos simplemente cerrados en el ‘siempre he hecho cosas’, sin ‘ser audaces y creativos en la tarea de repensar los objetivos, las estructuras, el estilo y el método evangelizador de la propia comunidad’”, dijo el Papa.
En segundo lugar, ver. “Cuando pasa por el camino, Jesús se detiene y cruza su mirada con la de otros, sin prisas. Hoy en día, lamentablemente, las prisas y la velocidad de los estímulos a los que estamos sometidos, nos impiden, muchas veces, dejar espacio al silencio interior en el que se escucha el eco de la llamada del Señor”, detalló.
La tercera acción es “llamar”. Es “un verbo típico de la vocación cristiana. Jesús no hace largos discursos, no detalla un programa al cual adherirse, no ofrece respuestas preconcebidas. Remitiéndonos a Mateo, se limita a decir ‘¡Sígueme!’. De este modo, suscita en él una fascinación, la necesidad de establecer una nueva meta”, manifestó Francisco.
 
Para Monseñor Garita hubo experiencia de contacto con las raíces de la fe y “hemos sido acogidos por la misericordia de Dios al peregrinar, pasar por la puerta santa y celebrar en la Basílica de San Pedro. Hemos tenido cercanía de comunión y afecto con el sucesor de Pedro, el Papa Francisco, que nos ha animado y nos ha llamado a animar vocacionalmente con nuestra propia vida”.

A su vez, algunas conclusiones del cardenal Beniamino Stella, Prefecto de la Congregación para el Clero, fueron las siguientes: “La pastoral vocacional no es una simple organización estructurada de la Iglesia, sino un salir al estilo de Jesús que llama y propone su estilo de vida. Hay que ver la pastoral vocacional como una cultura, como una acción de toda la pastoral de la Iglesia. Hay una clara relación entre vocación y misericordia, pues es un acto y un fruto de la misericordia de Dios que llama. El llamado es algo serio y decisivo para toda la vida, de manera que hay que vencer la parálisis de la mediocridad y del bien vivir y el mejor apoyo y testimonio para los formandos es un equipo formador unido, sólido y creíble”.
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal