Convenio Entre La Santa Sede y El Estado - IGLESIACR

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Convenio Entre La Santa Sede y El Estado

Documentos > Articulos


CONVENIO ENTRE LA SANTA SEDE Y EL ESTADO

¿EN QUÉ CONSISTE UN CONVENIO?

Un convenio entre la Santa Sede y el Estado, es un acuerdo, o tratado solemne y bilateral, suscrito entre la Iglesia Católica y el Estado, que como instituciones o sujetos· autónomos e independientes, tratan asuntos de muto interés, con el fin de darles un marco jurídico para el bien común.

¿DESDE CUÁNDO EXISTEN LOS CONVENIOS?

Estos acuerdos son de larga tradición en la historia de la Iglesia y de los estados, y conservan su vigencia, y su plena actualidad, especialmente después del Concilio Vaticano II, ya que su fundamentación se basa en los derechos humanos y en especial el de la libertad religiosa que como derecho primario de la persona humana,· debe ser tutelado y protegido por cada estado.

Una prueba de su vigencia, es que en los últimos treinta años del Siglo XX, se han firmado convenios entre la Santa Sede y 25 países europeos, 10 latinoamericanos, 4 africanos y 2 del cercano oriente. Entre los latinoamericanos destaca el firmado recientemente entre la Santa Sede y Brasil.

¿CON QUÉ PAÍSES SE FIRMAN ESTOS CONVENIOS?

Por tratarse de acuerdos bilaterales, se firman con aquellos países con los que la Santa Sede mantiene relaciones diplomáticas, sean estados que se han declarado laicos1 o confesionales. Tenemos un ejemplo de ello, el acuerdo entre la Santa Sede y Marruecos (1983-84), que es un país islámico de hecho y de derecho y el firmado con Israel (1993-1997), que es un Estado laico (no confesional) pero con habitantes de mayoría judía.

¿QUIÉNES SON LOS RESPONSABLES DE UN POSIBLE CONVENIO?

El convenio se da entre la Iglesia, que es persona jurídica internacional de carácter universal, que actúa a través de la Secretaría de Estado de la Santa Sede, en representación del Romano Pontífice,· mediante la Nunciatura Apostólica en el respectivo país, y el Estado, que actúa por el Ministerio de Relaciones Exteriores. Cada uno actúa de conformidad a la propia normativa: la Iglesia lo hace· de acuerdo al Derecho Canónico y el Estado de acuerdo a la Constitución Política. Queda claro que en nuestro caso,· no se trata de un acuerdo entre la Conferencia Episcopal y el Estado costarricense.

¿QUÉ PRIVILEGIOS OBTIENE LA IGLESIA EN COSTA RICA CON EL CONVENIO?

LA IGLESIA NO OBTIENE NINGÚN PRIVILEGIO. No es un tratado de libre comercio donde se negocian bienes, servicios, y hasta un trato preferencial en determinados rubros. Con estos convenios lo que la Iglesia desea, es clarificar y crear un estatuto jurídico que le permita ejercer su vocación de servicio a favor del bien común, en conjunto con el estado en la construcción de una sociedad que promueva la dignidad de la persona humana, la libertad, la justicia y la paz. Son muchos los servicios que nuestra Iglesia ha prestado y presta a la sociedad costarricense en los campos mencionados, que son invaluables y reconocidos. Además,· desea asegurar el respeto debido al ejercicio del derecho humano inalienable de la libertad religiosa, que va más allá de la sola libertad de culto.

¿CUÁL ES EL CAMINO QUE SE SIGUE PARA FIRMAR UN CONVENIO?

Cuando se da el interés mutuo del Estado y de la Iglesia en firmar un convenio, ambos nombran los miembros que les representarán con poderes plenipotenciarios y que conformarán la comisión negociadora. Una vez llegados· a un texto consensuado, los negociadores lo firman. Dicho texto, debe ser ratificado, en el caso de la Iglesia por el Sumo Pontífice, y por parte del Estado, por el Jefe de Estado; para ello, éste· debe contar con la autorización del poder legislativo. A éste no le corresponde hacer ninguna modificación. Llegados a este punto, en el momento en que el Jefe de Estado y el Romano Pontífice, intercambian la ratificación del texto, el mismo adquiere fuerza vinculante y el valor propio que le da el derecho internacional.

¿POR CUÁNTO TIEMPO RIGE UN CONVENIO?

Si el convenio se firmó por tiempo definido, terminado el período cesa el convenio. Un convenio puede cesar también cuando una de las partes renuncia al mismo, con el consentimiento de la otra. Se puede dar un consentimiento recíproco para dar fin al mismo o sustituirlo por otro, o puede darse la renuncia unilateral como sucedió con el gobierno liberal de Costa Rica en 1884.

La violación de· normas sustanciales del convenio da pie a que una parte renuncie al mismo, o exija la observancia de las normas. La Iglesia generalmente reacciona pidiendo el cumplimiento de los acuerdos. Podría darse la finalización si es que cambian radicalmente las circunstancias o la coyuntura en la cual se dio el convenio. En estos casos no hay intervención de tribunales internacionales.

Por el cambio de gobernantes· o firmantes del convenio, el mismo no se extingue.

¿QUÉ ASUNTOS SE CONTEMPLAN EN EL CONVENIO?

En primer lugar, destaca la reafirmación de los auténticos derechos humanos, y en especial el derecho a la libertad religiosa. También contempla todo lo relacionado con el ordenamiento interno de la Iglesia conforme a su propia legislación, como son: el nombramiento de obispos, la educación religiosa, la predicación de la Palabra, la propuesta de sus principios éticos, la acción caritativa de la Iglesia, el estatuto jurídico civil de clérigos y religiosos, los bienes temporales, la personería jurídica de la Iglesia, la creación y posesión de centros educativos, y entre ellos los seminarios y las universidades, la asistencia espiritual a los cuerpos policiales, en los hospitales y en las cárceles…


1 Se trata de aquellos estados que respetan la autonomía de la· Iglesia y el Estado cada uno en su propio campo, y cooperan con todas las confesiones religiosas dentro de los principios de libertad religiosa y neutralidad del Estado.

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal