EL PÁRROCO: SERVIDOR CERCANO DE COMUNIDAD - IGLESIACR

Vaya al Contenido

Menu Principal:

EL PÁRROCO: SERVIDOR CERCANO DE COMUNIDAD

Documentos > Nombramientos

El párroco: servidor cercano de comunidad

* En estos días, varios sacerdotes han tomado posesión de sus nuevas parroquias. Monseñor José Manuel Garita les pide cercanía, ser guía para los demás, servidores y llevar las bienaventuranzas de Jesús.

Durante estos días la Diócesis de Ciudad Quesada vive el traslado de sacerdotes a sus nuevas comunidades. Monseñor José Manuel Garita se ha encargado de entregar las parroquias a los nuevos pastores que deben trabajar en conjunto con la comunidad.
El pasado martes 24 de enero, correspondió la Toma de posesión del Pbro. Fabio Antonio Hidalgo Rojas como nuevo párroco de Santa Rosa de Lima, Pocosol.
Ese día, con motivo de la Memoria de San Francisco de Sales, obispo y doctor de la Iglesia, Mons. Garita destacó: “Para ser pastor cercano, el párroco debe estar donde debe estar, es decir, en medio de la comunidad, visible y disponible, en las cosas de Dios y de la Iglesia, no en asuntos personales ni mucho menos ausente. Nuestro primer servicio pastoral es estar presentes y disponibles. Y para esa cercanía y presencia, no olvides ser pastor manso, dulce y humilde como San Francisco de Sales”.


Del mismo modo, el Obispo calificó al párroco como el “buen pastor que ilumina” en una comunidad. Esto en la celebración en que el Padre Álvaro Chacón Picado tomó posesión de la Parroquia San Miguel Arcángel de Sarapiquí el Jueves 26 de enero en la Memoria de los Santos Timoteo y Tito, obispos.
“Nos ha dicho Jesús que la lámpara es para alumbrar. El párroco, en medio de la comunidad, ha de ser el buen pastor que ilumina, guía, anima y acompaña dando la vida. Ha de alumbrar con su testimonio de cercanía, bondad, servicio y santidad”.
En un servicio que es para bien de la comunidad, las homilías de Mons. Garita se han dirigido a los párrocos, para que sean cercanos y servidores del pueblo que se les confía.

Hombres de Dios

En la Toma de posesión del Pbro. Albán Arroyo Vega como nuevo párroco de San Martín de Porres, el pasado viernes 27 de enero, el Obispo expresó: “ante todo y sobre todo, el párroco ha de ser pastor y hombre de Dios. Pastor que acompaña, guía, anima, ilumina, atiende, está siempre disponible para acoger y recibir. Hombre de Dios que habla de las cosas de Dios y lleva a sus hermanos a Dios, sobre todo con su testimonio coherente y alegre de santidad”.





Para la Toma de posesión del Pbro. Mario Echavarría Ureña como nuevo párroco de El Buen Pastor, en Río Frío de Sarapiquí, la homilía se dirigió a que “el párroco ha de enseñar a la comunidad el camino de las bienaventuranzas como centro de la propuesta de vida de Jesús. Es la palabra, el mensaje y la enseñanza del Señor lo que debe anunciar, no sus ideas, proyectos o ideas personales. Ha de indicar también que la verdadera felicidad está en la confianza en Dios”.






En esta celebración, Mons. Garita agradeció y reconoció el trabajo de los Padres Agustinos Recoletos, quienes por 40 años sirvieron y acompañaron a esta comunidad de Río Frío. En esta Misa los religiosos entregaron la Parroquia. “Al entregar hoy esta comunidad parroquial, nuestra oración por la misión en intenciones de la Orden”.



Asimismo, la Catedral de Ciudad Quesada recibió al Pbro. Luis Diego Barrantes Murillo como nuevo párroco, al caer la tarde del domingo 29 de enero.






“El párroco es el pastor, el servidor y el hombre de Dios que ha de conducir a la comunidad por el camino e ideal de Jesús según las bienaventuranzas, no por el camino del mundo ni de sus propias ideas. Anima, guía y acompaña por el camino de Dios y de la Iglesia, siendo modelo de cercanía, bondad, servicio y santidad”, expresó Monseñor.

Periodista Gerardo Mora Pana / gmora@iglesiacr.org












Regreso al contenido | Regreso al menu principal