Mensaje de la Asamblea Plenaria de Obispos de Costa Rica, Marzo 2017 - IGLESIACR

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Mensaje de la Asamblea Plenaria de Obispos de Costa Rica, Marzo 2017

Documentos > Mensajes > MANSAJES 2017



Conferencia Episcopal de Costa Rica
Mensaje de la 113 Asamblea Plenaria
13 al 17 de marzo del 2017

Los Obispos de la Conferencia Episcopal de Costa Rica, reunidos en la 113 Asamblea Plenaria, hemos compartido, en un ambiente de fraternidad y oración, estos días en los cuales, dejándonos guiar por la acción del Espíritu, reflexionamos sobre distintos temas que iluminan el peregrinaje de la Iglesia en Costa Rica.

1. Visita ad limina:
Al regresar de nuestra visita ad limina, experimentamos el gozo de haber peregrinado a las tumbas de los Apóstoles Pedro y Pablo, donde vivimos momentos de especial fortalecimiento espiritual para continuar, en comunión, la misión apostólica a nosotros confiada.
El encuentro con el Santo Padre Francisco, fue sumamente emotivo y reconfortante, sus palabras y gestos, nos han alentado a seguir gozosos, en medio de las dificultades, proclamando la alegría del Evangelio. Fuimos portadores del afecto, cariño y oración de nuestro pueblo. Fueron dos horas, en las que le compartimos lo que vivimos en nuestras diócesis a nivel de evangelización y vida comunitaria. Igualmente sobre la realidad nacional que es el escenario donde se mueven nuestras Iglesias particulares.
En las oficinas de la Curia Romana que visitamos, vivimos momentos de especial acogida, y los temas que fueron objeto de análisis, tales como la educación católica, la formación sacerdotal, la comunicación, la nueva evangelización, el desarrollo humano integral, la causa de los santos, la vida consagrada, la liturgia, la evangelización de los pueblos, se trataron a partir de la realidad eclesial que vivimos.

2. Nombramiento del segundo Obispo de Cartago:
Con gran alegría hemos acogido en el seno de nuestra reunión plenaria, al futuro miembro de la Conferencia Episcopal, Monseñor Mario Enrique Quirós Quirós, nombrado por Su Santidad el Papa Francisco, el pasado 4 de marzo de 2017. De esta manera, el Señor sigue manifestando el cuidado de su Iglesia, al enviarle pastores conforme a su corazón (Cf. Jeremías 3,15). Invitamos al Pueblo Santo de Dios a orar por el nuevo pastor que será ordenado el sábado 13 de mayo próximo, y pedimos a Nuestra Señora de Los Ángeles, le acompañe con su maternal intercesión.

Queremos también manifestar nuestro fraterno agradecimiento a Mons. José Francisco Ulloa Rojas, por su testimonio personal y entrega pastoral vividos a lo largo de su ministerio. Monseñor Ulloa puede marcharse con la certeza de haber servido fielmente a la Iglesia en Limón, primero, y luego en Cartago, así como en las distintas responsabilidades asumidas tanto en la Conferencia Episcopal, como en el CELAM.
Le deseamos los mejores parabienes en esta nueva etapa de su vida y le aseguramos nuestra oración.

3. Universidad Católica:
También, nos ocupamos de reflexionar acerca de la importancia de la Universidad Católica Anselmo Llorente y Lafuente, fundada en 1993 por la Conferencia Episcopal, que como Centro de Educación Superior Católico, cumple una función de suma importancia en cuanto a la relación Fe-Cultura.
Nos fue presentado un perfil de lo que es la Universidad en el momento actual, dando a su vez, una mirada proyectiva hacia el futuro. Su funcionamiento ha de responder a los lineamientos según el Magisterio, sobre todo en el documento Ex corde Ecclesiae sobre las universidades católicas, mediante un excelente nivel académico, impregnado del espíritu cristiano. La oferta académica está respondiendo a la demanda de necesidades de los estudiantes y de la sociedad. Se goza de un ambiente y espacio que responden a las expectativas de los estudiantes, no solo en la Sede Central sino en las Sedes regionales. Se han dado cambios importantes en los últimos años, en cuanto a lo administrativo, académico y atención espiritual.
Como parte importante de la proyección de la Universidad Católica en el ámbito nacional e internacional, se tendrá el Simposio Joseph Ratzinger, sobre el tema “Naturaleza y Paz: Laudato si y su impacto.” del 29 de noviembre al 2 de diciembre del presente año. Se trata de un Simposio de alto nivel académico organizado por la Fundación Vaticana Joseph Ratzinger, en el que participarán personas destacadas de la academia y de la Iglesia. Con gran alegría y satisfacción nos preparamos para este evento, que sin duda será un aporte importante a nuestra cultura ecológica nacional. Cabe destacar que la elección de nuestra Universidad como sede, obedece a la imagen que tiene el país en materia ecológica a nivel internacional.

4. La vida humana es un regalo de Dios:
Con profunda convicción acogemos lo que nos enseña el papa Francisco: “entre esos débiles, que la Iglesia quiere cuidar con predilección, están también los niños por nacer, que son los más indefensos e inocentes de todos, a quienes hoy se les quiere negar su dignidad humana en orden a hacer con ellos lo que se quiera, quitándoles la vida y promoviendo legislaciones para que nadie pueda impedirlo.”
La defensa de la vida por nacer está íntimamente ligada a la defensa de todo derecho humano. Supone la convicción de que un ser humano es siempre sagrado e inviolable, en cualquier situación y en cada etapa de su desarrollo. Para la Iglesia, es un deber manifestar su opinión sobre estos temas fundamentales, no solamente para defender la vida de la persona aún no nacida, sino también para defender la integridad de las mujeres, que no en pocas ocasiones son víctimas de quienes promueven el aborto, como favorable para su salud.
Con la ampliación subjetiva del concepto salud reproductiva, ahora entendida como un proceso que conduce al bienestar físico, emocional, social y cultural, en todos los aspectos relacionados con la reproducción humana, podría pensarse que la vida o muerte del niño no nacido está sujeto a las emociones, relaciones sociales o culturales o dolores físicos propios del desarrollo natural del embarazo. Según este planteamiento, cuando una mujer tenga un embarazo que le afecte -o que se argumente que le afecte- de cualquier manera su salud, podrá abortar, aun cuando tenga a su disposición otros medios para ser atendida.
Nos preocupa cómo dejando de lado la soberanía jurídica de nuestro país y violentando los procesos de reflexión y aprobación al interno de la Asamblea Legislativa, se pretenda por otras vías, el beneplácito a proyectos que atentan contra la vida humana, utilizando una terminología ambigua, como “aborto terapéutico” y “anticoncepción de emergencia”, llamada comercialmente píldora del día después.
Respecto a la “anticoncepción de emergencia”, es importante considerar que diversos científicos han afirmado que la misma puede impedir la implantación del cigoto en el endometrio (efecto anti-implantatorio o aborto pre-implantatorio). Esta posibilidad real de la “anticoncepción de emergencia” hace que nuestra valoración sobre la misma sea negativa, por atentar contra la vida de los más vulnerables, los no nacidos.
La Iglesia quiere acompañar a esas mujeres y sus hijos, mostrarles la grandeza del Amor de Dios, Señor de toda vida, y proponer a toda persona de buena voluntad, que la solución a las dificultades no está en eliminar la vida de los más inocentes, sino en tutelar los derechos humanos básicos, empezando por el derecho a la vida y continuando con los derechos a un trabajo digno, educación, salud y seguridad a las mujeres y sus hijos.
La Cuaresma, tiempo preparatorio para celebrar solemnemente la Resurrección de Cristo que triunfa sobre la muerte, ha de fortalecernos para continuar proclamando el Evangelio de la Vida.

Ponemos en las manos de Dios, Fuente de toda vida, y por la intercesión de Nuestra Santísima Madre, Reina de los Ángeles, el caminar de Nuestra Iglesia, instrumento de Salvación.
Dado en el Seminario Nacional, el 17 de marzo de 2017.

Los Obispos de Costa Rica


 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal