Mensaje del Papa sobre los 50 Jornada Mundial de la Paz 2017 - IGLESIACR

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Mensaje del Papa sobre los 50 Jornada Mundial de la Paz 2017

Documentos > Mensajes > MENSAJES 2016

Solidaridad como estilo de vida


* Con motivo de la 50 Jornada Mundial de la Paz que se celebrará el 1 de enero, el Papa Francisco hace un llamado a la "no violencia", nos pide dejarnos curar por la misericordia y anuncia el nuevo Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, que ayudará a la Iglesia a promover la justicia, la paz y la protección de la creación.


Periodista Gerardo Mora Pana / gmora@iglesiacr.org
  
Bajo el título: "La no violencia: un estilo de política para la paz", el Papa Francisco hizo público su mensaje para la 50 Jornada Mundial de la Paz que se celebrará este 1 de enero.
Como es tradición, el mensaje se firma el 8 de diciembre, fiesta de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María. "María es Reina de la Paz. En el Nacimiento de su Hijo, los ángeles glorificaban a Dios deseando paz en la tierra a los hombres y mujeres de buena voluntad (cf. Lc 2,14). Pidamos a la Virgen que sea ella quien nos guíe", explicó el Papa Francisco.
En su mensaje, expresa que cada persona es un "don sagrado" de una inmensa dignidad. "Especialmente en las situaciones de conflicto, respetemos su dignidad más profunda y hagamos de la no violencia activa nuestro estilo de vida".
Resaltó las palabras que tuvo el Papa Pablo VI en la I Jornada: "Ha aparecido finalmente con mucha claridad que la paz es la línea única y verdadera del progreso humano". También resaltó el mensaje de San Juan XXIII en Pacem in terris, cuando exaltaba: «el sentido y el amor de la paz fundada sobre la verdad, sobre la justicia, sobre la libertad, sobre el amor».
Una vez más señaló el Papa Francisco que vivimos "una terrible guerra mundial por partes". Esta la caracterizó en: "guerras en diferentes países y continentes; terrorismo, criminalidad y ataques armados impredecibles; abusos contra los emigrantes y las víctimas de la trata; devastación del medio ambiente".
El Papa hace un llamado a dejarnos curar por la misericordia. "Jesús trazó el camino de la no violencia, que siguió hasta el final, hasta la cruz, mediante la cual construyó la paz y destruyó la enemistad (cf. Ef 2,14-16). Por esto, quien acoge la Buena Noticia de Jesús reconoce su propia violencia y se deja curar por la misericordia".
Asimismo, puso como ejemplo a la Santa Teresa de Calcuta como un "símbolo" de nuestros tiempos, y que proclamó la paz con sus acciones. También en su mensaje hizo eco de "la no violencia practicada con decisión y coherencia" que ha producido resultados impresionantes. Por ello apuntó los éxitos de Mahatma Gandhi y Khan Abdul Ghaffar Khan en la liberación de la India, y de Martin Luther King Jr. contra la discriminación racial. Expresó que las mujeres son frecuentemente "líderes de la no violencia, como, por ejemplo, Leymah Gbowee y miles de mujeres liberianas, que han organizado encuentros de oración y protesta no violenta (pray-ins), obteniendo negociaciones de alto nivel para la conclusión de la segunda guerra civil en Liberia".
Su Santidad manifestó como preponderante el papel de la familia, donde se debe cultivar la paz. "Las políticas de no violencia deben comenzar dentro de los muros de casa para después extenderse a toda la familia humana".

En un fuerte llamado pidió: "elegir la solidaridad como estilo para realizar la historia y construir la amistad social. La no violencia activa es una manera de mostrar verdaderamente cómo, de verdad, la unidad es más importante y fecunda que el conflicto".
Como acción concreta anunció que la Iglesia Católica "acompañará todo tentativo de construcción de la paz también con la no violencia activa y creativa" y por ello, el 1 de enero de 2017 "comenzará su andadura el nuevo Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, que ayudará a la Iglesia a promover, con creciente eficacia, los inconmensurables bienes de la justicia, la paz y la protección de la creación y de la solicitud hacia los emigrantes, los necesitados, los enfermos y los excluidos, los marginados y las víctimas de los conflictos armados y de las catástrofes naturales, los encarcelados, los desempleados y las víctimas de cualquier forma de esclavitud y de tortura".






 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal