Ordenación Diaconal Arquidiocesana - IGLESIACR

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Ordenación Diaconal Arquidiocesana

Documentos > Nombramientos


Este 26 de mayo cuatro acólitos de la arquidiócesis de San José, recibirán el orden del diaconado de manos de Monseñor Hugo Barrantes Ureña, en la Catedral de San José a las 9 a.m.  Ellos son:


Esteban Mora Solano

Es hijo de Rosalía Solano Osorio y Gerardo Mora Chacón. Su quehacer pastoral lo ha desempeñado en diversas comunidades parroquiales. Entre ellas: San Isidro de Coronado, Santuario Nacional Santo Cristo de Esquipulas, Barva, Tres Ríos, Hatillo y Tibás. Para él, recibir el orden del diaconado significa la consagración a Dios, a la Iglesia y a los necesitados. Con ellos compartiré la experiencia de Cristo”.

Lema de ordenación: “Tu eres mi Señor, mi bien, nada hay fuera de ti” Sal 16,2


Cristian Bermúdez González

Es hijo de Julián Bermúdez Monge y Ruth González Solís (qdDg). El joven a trabajado en parroquias como la Uruca, Montes de Oca, Turrubares, León XVIII, Heredia y Tibás. Su vocación según nos dice “es para servir a Dios en medio de la comunidad, comunicando su Palabra”.

Lema de ordenación: “Tú, pues, hijo mío, mantente fuerte en la gracia de Cristo Jesús”. 2 Timoteo 2,1


José Zúñiga Marín

Sus padre son José Zúñiga Méndez y Elizabeth Marín Marín. Ha servido en comunidades como Escazú, Catedral Metropolitana, Hatillo, San Pedro de Turrubares, Paso Ancho, Guadalupe y Goicohechea. Desea en su ministerio “ser un instrumento dócil del amor y la misericordia de Dios y así vivir plenamente la alegría del don de la vocación”.

Lema de ordenación: “No se turbe tu corazón ni te inquiete cosa alguna ¿No estoy yo aquí que soy tu madre”.


Javier Fernández Morales

Javier procede del hogar conformado por Javier Fernández Rivera (qdDg) y Rosa Morales Vargas. Ha realizado parte de su experiencia ministerial en las parroquias de Uruca Oeste, Trinidad de Moravia, Guayabo de Mora, Tres Ríos, Barrio México, Fátima, Hatillo tres y Sabanilla. Para él, el orden del diaconado significa “entregarse por completo al servicio de Dios y de la Iglesia”.

Lema de ordenación: “Por mi parte, muy gustosamente gastaré y me desgastaré por sus almas. Amándolas yo más ¿ Seré yo menos amado” II Cor 12, 15.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal