ORDINARIO - IGLESIACR

Vaya al Contenido

Menu Principal:

ORDINARIO

VARIOS > TIEMPO LITURGICO


LA ESPIRITUALIDAD DEL TIEMPO ORDINARIO I


Todos sabemos que el tiempo “ordinario” o “per annum” no celebra ninguna dimensión particular del Misterio de Cristo, sino que trata de contemplarlo en su conjunto, dándonos la posibilidad de una progresiva profundización de la fe en medio de lo cotidiano de nuestras vidas.

Al recordar esto, fácilmente viene a nuestra memoria aquel salmo en el que, de frente a la grandeza incalculable de Dios, afirmamos:


Señor, tanto saber me sobrepasa,
es sublime y no lo abarco (Sal 138, 6).



Y podríamos decir -entonces- que este período del año litúrgico nos invita a tomar conciencia de que Dios es siempre mayor que cualquiera de nuestras expectativas. Él desborda los méritos y deseos de los que le suplicamos, dándonos incluso aquello que no nos atrevemos a pedir (oración colecta del Domingo XXVII del tiempo Ordinario).

El tiempo Ordinario nos invita a entender que siempre podremos conocer “algo más” de Dios, que siempre será posible acercarnos más a Él, que siempre podremos dejarnos inundar más de su amor, que nunca dejaremos de crecer en nuestra condición de discípulos.

Esta parte del año litúrgico nos invita a tomar conciencia de que siempre estaremos “en camino”. Y por eso, debemos desarrollar una actitud de profunda confianza en el Señor, al tiempo que nos alejamos de cualquier peligro de desprecio o minusvaloración de frente a nuestros hermanos.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal