ADVIENTO - CECOR

Iglesia en Costa Rica
Vaya al Contenido

Menu Principal:

ADVIENTO

Tiempo Liturgico


El Tiempo de Adviento


El Adviento es el tiempo litúrgico con el que damos inicio a un nuevo año en la vida de la Iglesia, cuya finalidad es hacernos meditar en la esperanza cristiana; una esperanza que se presenta bajo dos dimensiones que son retomadas por las dos etapas en las que se divide este periodo litúrgico: La primera llamada Adviento Escatológico y la segunda llamada Adviento Natalicio.

Adviento Escatológico:

La primera parte de este tiempo se extiende desde el Primer domingo de Adviento (el más cercano al 30 de noviembre) hasta el 16 de diciembre.

Durante estos días, la liturgia prepara para esperar la segunda venida del Señor. En este sentido, los textos bíblicos y las oraciones litúrgicas buscarán que nuestro corazón esté preparado y lleno de esperanza, para estar en vela y vivir confiados en la espera de Cristo que vendrá a darnos la salvación.

Adviento Natalicio:

Inicia el 17 y finaliza el 24 de diciembre. Durante este tiempo se deja de lado el tema escatológico (lo que sucederá al final de los tiempos) y la atención se centra en la preparación de la Navidad. Los textos bíblicos y las oraciones litúrgicas ponen su mirada en prepararse para celebrar el nacimiento de Jesús.

Al iniciar este Año Litúrgico, descubramos en la gozosa espera del Adviento « […] un signo de salvación y un modo de presencia de Cristo en el tiempo de los hombres»[1]

Con la liturgia del adviento, la comunidad cristiana está llamada a vivir determinadas actitudes esenciales a la expresión evangélica de la vida: la vigilante y gozosa espera, la esperanza, la conversión.

A. BERGAMINI, “Adviento”: D. SARTORE y M TRIACA, Nuevo Diccionario de Liturgia. p. 52.

-Signos del Adviento:

- Ornamentación:

La ornamentación debe estar en consonancia con el sentido del Tiempo de Adviento. Por eso, debe ser sobria y sencilla para que se manifieste lo vació que seria nuestra vida sin Dios y nos ayude a centrarnos en la gozosa espera del Señor.

- Cantos:

La participación activa de los fieles es uno de los elementos de más relevancia en la reforma litúrgica del Concilio Vaticano II (Cfr. SC48), y con relación al canto, en el numeral 114 del Documento Conciliar Sacrosanctum Concilium, expresa que Los Obispos y demás pastores de almas procuren cuidadosamente que en cualquier acción sagrada con canto, toda la comunidad de los fieles pueda aportar la participación activa que le corresponde[...]; es decir, que en una celebración, la función del canto es propiciar que la asamblea se una a la oración a través del canto. Por eso, durante este tiempo de adviento los cantos deben ayudarnos a entrar en la dinámica del Adviento desde dos perspectivas: estar en consonancia con los textos bíblicos y las oraciones litúrgicas y, hacernos participar como una comunidad creyente que dirige su alabanza a Dios a través de los cantos.

- Corona de Adviento:

La “Corona de Adviento” es un signo que expresa la alegría del tiempo de preparación a la Navidad. Por medio de la bendición de la corona se subraya su significado religioso.

La luz indica el camino, aleja el miedo y favorece la comunión. La luz es un símbolo de Jesucristo, luz del mundo. El encender, semana tras semana, los cuatro cirios de la corona muestra la ascensión gradual hacia la plenitud de la luz de la Navidad. El color verde de la corona significa la vida y la esperanza.

La corona de Adviento es, pues, un símbolo de la esperanza de que la luz y la vida triunfarán sobre las tinieblas y la muerte. Porque el Hijo de Dios se ha hecho hombre por nosotros, y con su muerte nos ha dado la verdadera vida.

Bendicional numerales. 1235, 1236, 1237.


Dirección: Avenida 3 y 5, Calle 22, B. México, San José 7788 - 1000 | Teléfono : 2221-3053 / 2222-0486
© Copyright 2012. CECOR. Iglesiacr.org ha sido desarrollado por RIIAL / C.R.™
Regreso al contenido | Regreso al menu principal