MENSAJE DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE COSTA RICA 114 ASAMBLEA ORDINARIA, San José, 9-11 de agosto, 2017 - CECOR

Iglesia en Costa Rica
Vaya al Contenido

Menu Principal:

MENSAJE DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE COSTA RICA 114 ASAMBLEA ORDINARIA, San José, 9-11 de agosto, 2017

SECCIONES NOTICIOSAS > COMUNICADOS
 


MENSAJE DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE COSTA RICA  114 ASAMBLEA ORDINARIA
San José, 9-11 de agosto, 2017
 
            Los Obispos de la Conferencia Episcopal de Costa Rica reunidos en Asamblea Plenaria durante los días 9-11 de agosto del año en curso, hemos vivido con alegría nuestro encuentro bianual y, en cumplimiento de nuestra misión de pastores del Pueblo de Dios que peregrina en este país, hemos querido compartirles algunas de las experiencias e inquietudes que han aflorado en esta ocasión.

            Nos anima la clara conciencia de haber sido puestos por el Señor, sin ningún mérito nuestro, al frente de su Pueblo para ser profetas, sacerdotes y guías de nuestros hermanos, pues como dice el Prefacio I de los Apóstoles, refiriéndose a la providencia del Padre: “has querido que tenga siempre por guía la palabra de aquellos mismos pastores a quienes tu Hijo dio la misión de anunciar el Evangelio”. En cumplimiento de ese triple ministerio, les compartimos, entre los diferentes temas abordados, dos que, a nuestro criterio, son preocupantes para nuestro país, a saber: la situación fiscal y la   ideología de género.

La situación fiscal
1.      En palabras del Señor Presidente, nuestro querido país se encuentra en este momento viviendo una situación de gran riesgo con respecto a la liquidez de que dispondrá el gobierno para hacer frente a sus principales obligaciones en beneficio del bien público. Nuestra principal preocupación es que la situación de las finanzas públicas, de la cual dependen los bienes y servicios que brinda el Estado, se encuentra en entredicho y se ha venido agudizando con el pleno conocimiento de los diversos actores políticos y sociales. Según el parecer de expertos en la materia, no se están tomando las debidas y oportunas decisiones en cuanto ingresos y gastos, que contribuyan a solventar, en forma significativa, dicha situación ni a corto ni a mediano plazo. Esto va a incidir directamente en la situación de los sectores más vulnerables de nuestra sociedad, con los que precisamente tiene mayor responsabilidad el Estado. Según voces autorizadas el futuro de nuestra nación en este sentido es muy poco prometedor.

2.      La búsqueda de soluciones a la presente situación se ve seriamente comprometida por el clima de campaña política en que nos encontramos y en el que muy fácilmente los intereses de partido puedan prevalecer por encima de los intereses de la Nación. Este es el momento de tomar decisiones valientes; pero, para ello, es necesario dejar de lado las conveniencias particulares, político-partidistas o gremiales, y hacer posible la búsqueda seria de soluciones conjuntas.

Es indispensable lograr una agenda de convergencia sobre alternativas en materia fiscal. La responsabilidad social debe prevalecer sobre cálculos o intereses particulares. Agravar la situación para hacer que unos u otros luzcan ya sea como perdedores o como ganadores políticos, sería un acto de irresponsabilidad de elevado riesgo para la paz social en Costa Rica, ya muy afectada en los sectores más expuestos a la marginalización, a la exclusión por las acciones del crimen organizado, y que están muy relacionadas con la realidad del narcotráfico. Creemos que en este momento lo que más necesita el país es un diálogo transparente para llegar a decisiones patrióticas, antes que recriminaciones mutuas. 

La Ideología de Género
La resiente discusión a nivel de opinión pública generada por la fundamentación en la “ideología de género” de los programas de educación sexual del Ministerio de Educación Pública, nos preocupa al constatar cómo esta corriente se está extendiendo a todos los ámbitos de nuestra vida cotidiana: familia, educación, política y medios de comunicación social produciendo, sobre todo, no poca confusión y desorientación en la conciencia de nuestras nuevas generaciones.  Dada la importancia y complejidad del tema, nos limitamos aquí a ofrecerles al respecto un texto de la Exhortación Apostólica Amoris Laetitia del Papa Francisco, mientras nos comprometemos a abordarlo de manera exclusiva en una próxima ocasión:

       "Otro desafío surge de diversas formas de una ideología, genéricamente llamada gender, que «niega la diferencia y la reciprocidad natural de hombre y de mujer. Esta presenta una sociedad sin diferencias de sexo, y vacía el fundamento antropológico de la familia. Esta ideología lleva a proyectos educativos y directrices legislativas que promueven una identidad personal y una intimidad afectiva radicalmente desvinculadas de la diversidad biológica entre hombre y mujer. La identidad humana viene determinada por una opción individualista, que también cambia con el tiempo». Es inquietante que algunas ideologías de este tipo, que pretenden responder a ciertas aspiraciones a veces comprensibles, procuren imponerse como un pensamiento único que determine incluso la educación de los niños. No hay que ignorar que «el sexo biológico (sex) y el papel sociocultural del sexo (gender), se pueden distinguir pero no separar». Por otra parte, «la revolución biotecnológica en el campo de la procreación humana ha introducido la posibilidad de manipular el acto generativo, convirtiéndolo en independiente de la relación sexual entre hombre y mujer. De este modo, la vida humana, así como la paternidad y la maternidad, se han convertido en realidades componibles y descomponibles, sujetas principalmente a los deseos de los individuos o de las parejas». Una cosa es comprender la fragilidad humana o la complejidad de la vida, y otra cosa es aceptarideologías que pretenden partir en dos los aspectos inseparables de la realidad. No caigamos en el pecado de pretender sustituir al Creador. Somos creaturas, no somos omnipotentes. Lo creado nos precede y debe ser recibido como don. Al mismo tiempo, somos llamados a custodiar nuestra humanidad, y eso significa ante todo aceptarla y respetarla como ha sido creada". (Amoris Laetitia 56)

      Invocamos la intercesión de nuestra amada Negrita de los Ángeles, tan visitada y celebrada, especialmente, durante este mes de agosto, y les deseamos a todos abundantes bendiciones para que nuestro país siga transitando por los senderos de la fe y de la auténtica democracia.
 
Obispos Conferencia Episcopal de Costa Rica
 
 
 
 
Dirección: Avenida 3 y 5, Calle 22, B. México, San José 7788 - 1000 | Teléfono : 2221-3053 / 2222-0486
© Copyright 2012. CECOR. Iglesiacr.org ha sido desarrollado por RIIAL / C.R.™
Regreso al contenido | Regreso al menu principal