Ayudemos a quien cae en la esclavitud de la droga

Con motivo de la Jornada Mundial de la ONU contra el abuso y el tráfico ilícito de drogas que se celebra hoy, el Papa Francisco dedicó la catequesis de la audiencia general de esta mañana a la trágica realidad de la drogadicción.

-

“Ante la trágica situación de drogadicción de millones de personas en el mundo, ante el escándalo de la producción y el tráfico ilícito de estas drogas, no podemos ser indiferentes”

Con motivo de la Jornada Mundial contra el abuso y el tráfico ilícito de drogas que se celebra hoy, el Santo Padre dedicó su catequesis de la audiencia general celebrada este miércoles 26 de junio en la Plaza de San Pedro, a esta lacra social. El lema de la Jornada establecida por la ONU en 1987 es: “Las pruebas son claras: hay que invertir en la prevención”.

San Pablo a los Corintios

La lectura que introduce la reflexión del Papa está tomada de la Primera Carta a los Corintios:

“Todas las cosas me son provechosas”. Sí, pero no todo es lícito. “¡Todo me es lícito!”. Sí, pero no me dejaré dominar por nada. “¡La comida es para el vientre y el vientre para la comida!”. Pero Dios destruirá esto y aquello. El cuerpo no es para la inmundicia, sino para el Señor, y el Señor es para el cuerpo. Dios, que resucitó al Señor, también nos resucitará a nosotros con su poder».

Toda persona tiene la dignidad de hijo de Dios

Como había afirmado san Juan Pablo II, el consumo de drogas daña a toda comunidad en la que está presente, Francisco recordó que la atención se dirige siempre a toda persona implicada en su uso. Y, citando lo que había dicho a los participantes en el encuentro patrocinado por la Pontificia Academia de las Ciencias el 24 de noviembre de 2016, afirmó:

“Cada toxicómano lleva consigo una historia personal diferente, que debe ser escuchada, comprendida, amada y, en la medida de lo posible, sanada y purificada. Siguen teniendo, más que nunca, una dignidad, como personas hijas de Dios. Todos tienen una dignidad”

Acabar con la producción y el tráfico

A continuación, el Papa citó las severas palabras de Benedicto XVI, quien había instado a los traficantes a reflexionar “sobre el mal que están haciendo a una multitud de jóvenes y adultos”, teniendo en cuenta que Dios les pedirá cuentas. “Son asesinos”, dice Francisco y a continuación habló de lo que hay que hacer para frenar el consumo de drogas:

La reducción de la drogadicción no se consigue liberalizando el consumo – esto es una fantasía  como se ha propuesto, o ya se ha aplicado, en algunos países. Y esto: se liberaliza y se consume más. Después de haber conocido tantas historias trágicas de drogadictos y de sus familias, estoy convencido de que es moralmente justo acabar con la producción y el tráfico de estas sustancias peligrosas. Cuántos traficantes de muerte hay ¡porque los traficantes de droga son traficantes de muerte!  ¡cuántos traficantes de muerte hay, movidos por la lógica del poder y del dinero a cualquier precio!

La prevención como vía prioritaria de contraste

Francisco se refirió a la “lógica del poder y del dinero a cualquier precio” que lleva a los traficantes a sembrar la muerte y señaló la prevención como “vía prioritaria” para combatir el consumo de drogas.

Además, basándose en sus experiencias personales, el Papa añadió:

En mis viajes por distintas diócesis y países, he podido visitar varias comunidades de recuperación inspiradas en el Evangelio. Son un testimonio fuerte y esperanzador del compromiso de sacerdotes, personas consagradas y laicos para poner en práctica la parábola del buen samaritano. También me reconfortan los esfuerzos emprendidos por varias Conferencias Episcopales para promover una legislación y unas políticas justas en materia de tratamiento de los toxicómanos y de prevención para poner fin a esta plaga.

Oración y compromiso contra la droga

A modo de ejemplo, el Pontífice recordó la red de La Pastoral Latinoamericana de Acompañamiento y Prevención de Adicciones (PLAPA), que comparte experiencias y dificultades en la lucha contra la droga, y a los obispos de África austral, que en noviembre del año pasado convocaron un encuentro sobre el “Empoderamiento de los jóvenes como agentes de paz y esperanza”. Nadie puede permanecer indiferente, dijo el Papa, ante “la trágica situación de la drogadicción” y el “escándalo de la producción y el tráfico ilícitos”.

“Nuestro modelo es Jesús”. Repitiendo lo que escribió en su Mensaje a los participantes en el 60º Congreso Internacional de Toxicólogos Forenses el 26 de agosto del 2023, Francisco prosiguió diciendo:

Al estilo de su proximidad, también nosotros estamos llamados a actuar, a detenernos ante situaciones de fragilidad y dolor, a saber escuchar el grito de la soledad y la angustia, a inclinarnos para levantar y devolver a la vida a quienes caen en la esclavitud de la droga.

“Al estilo de su proximidad, también nosotros estamos llamados a actuar, a detenernos ante situaciones de fragilidad y dolor, a saber escuchar el grito de la soledad y la angustia, a inclinarnos para levantar y devolver a la vida a quienes caen en la esclavitud de la droga”

El Santo Padre concluyó invitando también a rezar por “estos criminales que gastan y dan droga a los jóvenes”. Y reiteró: “Son criminales, son asesinos. Recemos por su conversión”.

Nota de prensa e imagen Vatican Media Copyrights

spot_img
Noticias Relacionadas