El Papa Francisco en Verona

Su visita pastoral a Verona llevó por lema: “Justicia y Paz se besarán”.

-

El Papa Francisco realizó un viaje de fin de semana en Verona, la ciudad italiana, ubicada en la región del Véneto, al norte del país, tierra de Romeo y Julieta.

El Papa participó en la Misa de Vigilia de Pentecostés en el Estadio Bentegodi de Verona y reflexionó sobre la centralidad y el poder transformador del Espíritu Santo en la vida de los cristianos. Francisco dejó de lado la homilía preparada para la ocasión y se dirigió a los más de 30.000 fieles congregados hablándoles espontáneamente.

En la Eucaristía participaron unas 32.000 personas, marcando la última etapa de su visita a la ciudad italiana, que comenzó ese día muy temprano con el encuentro con los consagrados y los sacerdotes. El Papa realizó un amplio recorrido por el predio, saludando y bendiciendo a los presentes de todas las edades y realidades de la Iglesia local.

«Y cuando hacen la guerra, cuando luchan unos contra otros, ¿lo hace el Espíritu, sí o no?», preguntó el Obispo de Roma a los fieles, quienes con entusiasmo respondieron al unísono: «No». Y retomando la contestación, Francisco reiteró que el Espíritu Santo crea la armonía. Luego, animó a pedir a la Virgen que nos dé la gracia de recibir el Espíritu Santo; «que Ella, como Madre, nos enseñe a recibir el Espíritu Santo», concluyó.

Al cierre de la eucaristía, Monseñor Domenico Pompili, Obispo de #Verona, dirigió unas palabras de agradecimiento al Santo Padre. «Querido Papa Francisco, le aseguramos nuestras oraciones en favor de su vida entregada, de sus proyectos incesantes, de su misión incansable», sostuvo.

El Papa también visitó la cárcel de Montorio y no se detuvo solo en las culpas, juicios, incomprensiones que pueden oscurecer la cotidianidad de los reclusos, sino también en la amenaza de la superpoblación carcelaria, la frecuencia de los suicidios y la necesidad de hacer posible el cambio de la propia vida: Con Dios a nuestro lado, podemos superar la desesperación y volver a empezar.

Otro encuentro importante fue con 5.500 niños y jóvenes de todas las edades, en la plaza de san Zenón, patrono de Verona, donde el Pontífice exhortó a los niños a «no tener miedo de ir contracorriente».

En la ciudad que inspiró el atormentado drama shakesperiano de #Romeo y #Julieta, Francisco invitó a inspirarse en el #Evangelio para comprometerse a sembrar por doquier un amor más fuerte que el odio y la muerte. “Sueñen así a Verona, como la ciudad del amor”, exhortó el Papa al final de su discurso a los #sacerdotes y #religiosos reunidos en la Basílica de San Zenón, primer encuentro de una visita pastoral que llevó por lema: “Justicia y Paz se besarán”.

Francisco pidió a los sacerdotes que perdonen siempre al penitente : «Por favor, perdonen todo», «sin causar dolor», «no torturen a los penitentes».

Información y fotografías Vatican media copy rights

spot_img
Noticias Relacionadas