Encuentro internacional de párrocos para el sínodo en Roma.

El Pbro. Mario Segura Bonilla, secretario adjunto de la CECOR y miembro de la Comisión Nacional de Sinodalidad participa por Costa Rica en este encuentro internacional de párrocos.

-

Este lunes 29 de abril ha dado inicio el encuentro internacional de párrocos en Roma, donde reflexionan sobre la sinodalidad. El tema de inicio es «el rostro de la Iglesia sinodal«. «La sinodalidad puede entenderse como el caminar de los cristianos en Cristo y hacia el Reino, junto con toda la humanidad: orientada a la misión, la sinodalidad comporta reunirse en asamblea en los diferentes niveles de la vida eclesial, la escucha recíproca, el diálogo, el discernimiento comunitario, la creación del consenso como expresión del hacerse presente el Cristo vivo en el Espíritu y el asumir una corresponsabilidad diferenciada», texto tomado del Informe de Síntesis.

El Pbro. Mario Segura Bonilla nos comenta cómo ha iniciado este evento en la apertura de la jornada:

«Este primer día de encuentro hemos tenido una acogida muy agradable, percibir la acción del Espíritu Santo que actúa en toda la iglesia universal al estar acá sacerdotes de todo el mundo, diferentes culturas, razas, tradiciones, lenguas. Un trabajo en conjunto entre la secretaria general del sínodo, los dicasterios del clero, de las iglesias orientales y de la evangelización, hacen percibir como la vida eclesial hoy más que nunca debe realizarse con la puesta en práctica de la sinodalidad.


Luego de una breve introducción y presentación, se ha iniciado el trabajo en los círculos algunos según las lenguas y otros como el círculo en el que me ha correspondido nos encontramos sacerdotes de los 5 continentes. Siguiendo el método de la “conversación en el Espíritu” , coincidimos en que la sinodalidad es una expresión de un signo de vida, dando espacio a la virtud de la Esperanza, un camino de iniciación que permite conocer los diferentes carismas que hacen viva a la Iglesia donde Dios se sigue manifestándose y haciendo visible la presencia en las parroquias en las que tanto el párroco como los feligreses hacen presente la vida del Espíritu que vive el dinamismo propio según el rol que cada uno debe desempeñar.

Hoy más que nunca hemos de aprender a escucharnos, a pesar de las diferencias, construir con entusiasmo la unidad en la Fe para enriquecer la vida de la Iglesia, respondiendo a las necesidades del Pueblo de Dios en todos los ámbitos. Hemos compartido esta escucha sin prejuicios, valorando un compartir respetuoso, los sacerdotes tenemos que ser los primeros en poner en práctica la solidaridad, creando una comunión esencial entre nosotros los ministros, despertando en los demás un deseo de contagiarlos de la auténtica sinodalidad, para que las parroquias sean espacios donde nos encontremos como verdadero Pueblo de Dios».

Oramos por los sacerdotes que participan en este encuentro y por todos los sacerdotes en general que tienen por delante el reto de ser una Iglesia más sinodal.

spot_img
Noticias Relacionadas