Los obispos de la Conferencia Episcopal de Costa Rica. ante el aumento de la violencia homicida en nuestro país

-

Los obispos de la Conferencia Episcopal de Costa Rica
ante el aumento de la violencia homicida en nuestro país
“¿Qué has hecho? ¡Escucha! La sangre de tu hermano grita hacia mi”
Gén 4,10
Hermanos y hermanas en Cristo Jesús.
Hoy nuestra palabra brota entristecida por la gravísima situación que atraviesa nuestro país. Cerramos el 2023 con un aumento histórico de homicidios, llegando a contabilizar 907 asesinatos y, apenas en estos primeros días del 2024, somos testigos de horrendos nuevos crímenes que nos estremecen y nos motivan a asumir una posición firme y clara.
En particular, manifestamos nuestra cercanía con las comunidades que más sufren este flagelo, a
saber, nuestras costas, tanto del Pacífico como del Caribe, así como de San José, nuestra ciudad
capital, convertidas en escenarios casi cotidianos de balaceras y “ajustes de cuentas”.
Para nadie es un secreto que en nuestro país se libra desde hace años una guerra de bandas criminales por el control de territorios y mercados para las drogas, con un saldo de muerte que hunde a muchos de nuestros pueblos y sus habitantes, en su abrumadora mayoría personas buenas y sencillas, en el duelo y el temor.
Nos duele en el alma que muchos de nuestros jóvenes, fruto de la exclusión educativa, la pobreza y la falta de oportunidades, estén siendo captados por estos delincuentes, de cuyos actos detestables deberán dar cuentas a Dios.
Cada uno de los crímenes cometidos es una afrenta directa al Dios de la Vida, a la dignidad humana, a las leyes vigentes y a los más elementales principios de convivencia social. ¡No podemos dejar que Costa Rica se nos pierda en un baño de sangre!
Como bien nos señalaban ya los obispos del continente en la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano de Aparecida, la violencia posee múltiples causas: “la idolatría del dinero, el avance de una ideología individualista y utilitarista, el irrespeto a la dignidad de cada persona, el deterioro del tejido social, la corrupción incluso en las fuerzas del orden y la falta de políticas públicas de equidad social”. (DA, 78)
Si, en un examen honesto y centrado, confrontamos la realidad nacional, nos daremos cuenta que hay causas estructurales, políticas, sociológicas e históricas que nos han llevado a tener estos
estremecedores niveles de violencia. Hablamos, por ejemplo, de la extrema polarización de nuestra sociedad, esa desigualdad que hunde a tantas familias en la miseria y el hambre, mientras otras pocas ven duplicarse y hasta triplicarse sus fortunas año con año.

Esta fractura social, muestra de un profundo desequilibrio, no solo económico, sino esencialmente
moral, es señal de un grave desgaste de los principios de unidad y solidaridad que siglos atrás forjaron la identidad nacional. Si hace unos años causó polémica la denuncia del entonces Arzobispo de San José, Monseñor Hugo Barrantes Ureña, de que existían dos Costa Rica, hoy no debería sorprender constatar que existen no dos, sino tres, cuatro o más distintas Costa Rica.
Es necesario renovar nuestro pacto social, recolocando en el centro de la vida nacional a las personas y su dignidad intrínseca como hijos e hijas de Dios.
Lejos del temor que paraliza, frente a la violencia homicida, es necesario redoblar un esfuerzo
nacional por la paz, comenzando en cada hogar de nuestro país. Por eso nuestro llamado es también a reforzar la unidad, el amor y la vivencia de la fraternidad en el seno de nuestras propias familias, que permitan una adecuada educación en valores de nuestros niños y jóvenes.
Es una emergencia, y debe de ser una prioridad de todo el Estado en su conjunto, poner los recursos materiales y humanos necesarios para frenar esta oleada de violencia homicida en el país, comenzando por una presencia policial firme y permanente, con énfasis en los lugares y ambientes donde se sabe que hay más presencia y actividad delincuencial.
Es necesario que, cuanto antes, se discutan y se aprueben las leyes que permitan a las autoridades disponer de más y mejores herramientas legales para cumplir su trabajo, manteniendo la lucha contra la corrupción en sus funciones y contando con recursos económicos suficientes para hacerles frente. La lucha contra la impunidad es, a su vez, un deber ineludible de las autoridades judiciales, llamadas a aplicar la ley por igual, sin distinción de ningún tipo.
“La primera que quiere la paz es la Iglesia” (San Juan Pablo II), porque “Cristo es nuestra paz” (Ef 2,14). Empeñémonos en hacer presente a Cristo Resucitado en nuestros hogares, en nuestros trabajos, en nuestras relaciones con los demás. Es el primer y fundamental paso para recuperar la tranquilidad en nuestra querida Costa Rica.
Como gesto concreto de este compromiso, pedimos que en la Cuaresma que se avecina se ore en todas las parroquias del país por la paz y por el fin de la violencia homicida que tanto daño nos causa.
De igual forma, tal y como habíamos expresado ya en el año 2022 sobre este mismo tema,
los animamos a no perder la esperanza, a poner nuestra confianza en Jesucristo, que con
su paz nos ayude a tener calma y consuelo ante hechos tan dolorosos que ocurren en
muchas de nuestras comunidades, en todo el país.
Confiamos en la intercesión amorosa de la Santísima Virgen María, en su advocación de
Nuestra Señora de los Ángeles, cuyo bicentenario de su patronazgo nacional nos
disponemos a celebrar este año.
Dado en la Sede de la Conferencia Episcopal de Costa Rica, lunes 22 de enero de 2024.

Mons. Javier Román Arias
Obispo de Limón
Presidente de la Conferencia Episcopal de Costa Rica

Mons. Bartolomé Buigues Oller
Obispo de Alajuela
Secretario General de la Conferencia Episcopal de Costa Rica

Descarga el Documento Original https://lacecor-my.sharepoint.com/:b:/g/personal/repositorioweb_iglesiacr_org/Edm7FSy4psxFtrcJ3JK0O1kBZcGtPgoCvKucUGd-xk-J5A?e=T0EdSb





spot_img
Noticias Relacionadas