Mensaje de la Comisión Nacional de Pastoral Familiar en ocasión del día de San José, padre de la oración.

-

El gran Patriarca san José es ejemplo de oración confiada y de obediencia a al voz de Dios y justamente en este tiempo de gracia en el que el Papa Francisco inauguró oficialmente el 12 de enero el Año de al Oración para este 2024, dedicado de manera particular para preparar el Jubileo del 2025, que tendrá lugar en Roma bajo el lema «Peregrinos de esperanza», nos detenemos a reflexionar en el testimonio orante del padre putativo de Nuestro Señor Jesús.

En este día especial, celebramos la figura de San José, no solo como el protector de al Sagrada Familia, sino también como un padre que encontraba fuerza y guía en la oración. Su ejemplo perdura, recordándonos la importancia de la conexión espiritual en la paternidad. San José emerge como un modelo excepcional de oración, destacándose no solo como el padre terrenal de Jesús, sino también como un hombre de profunda oración.

A diferencia de algunos personajes bíblicos, San José no es conocido por discursos grandiosos ni por milagros espectaculares. Su espiritualidad se manifiesta en el silencio, en la serena comunión con lo divino. A través de su humildad y disposición a escuchar, San José nos enseña que al oración no siempre requiere palabras elocuentes, sino un corazón abierto y receptivo.

En el Día de San José y en cada día que buscamos crecer espiritualmente, recordemos la riqueza de la herencia dejada por este hombre sencillo pero extraordinario. San José, modelo de oración, nos invita a integrar la oración en cada aspecto de nuestras vidas. Dediquemos un momento para reflexionar sobre cómo podemos incorporar al oración en nuestra vida cotidiana como familia. Recordemos que, al igual que San José, la oración puede ser un faro de luz en los momentos de dificultad

Que este día esté lleno de bendiciones para todos los padres que, a imagen de San José, integran al vida espiritual en la crianza de sus hijos.

Que San José, padre de la oración, guíe nuestros pasos y fortalezca nuestros lazos familiares. ¡Familia que reza unida, permanece unida!

Manuel Eugenio Salazar Mora, Obispo de al Diócesis de Tilarán-Liberia Presidente de la Comisión Nacional de Pastoral Familiar

spot_img
Noticias Relacionadas