Mensaje de los Obispos para el DOMUND 2021 y convocatoria a la Gran Misión Nacional

«… lo que hemos visto y oído no lo podemos callar» (Hch. 4,20)

-

«Cuando experimentamos la fuerza del amor de Dios, cuando reconocemos su presencia de Padre en nuestra vida personal y comunitaria, no podemos dejar de anunciar y compartir lo que hemos visto y oído». Con estas palabras, el Santo Padre Francisco inicia su mensaje con motivo del Domingo Mundial de las Misiones (DOMUND) del presente año 2021, palabras que, a su vez, son el lema para el mismo.

Durante esta Jornada, que celebraremos el próximo domingo 24 de octubre, nos unimos solidariamente a todos los misioneros y misioneras del mundo, quienes con su testimonio valiente nos animan a renovar nuestro compromiso bautismal de ser apóstoles generosos y alegres del Evangelio, y a estar “en salida” para convertirnos así en mensajeros e instrumentos de compasión y misericordia “hasta los confines del mundo”.

1- 100 años del DOMUND

Esta iniciativa nació en el año 1822 por parte de la Venerable laica francesa Pauline-Marie Jaricot, quien, a sus 19 años, decidió organizar una red social para atender las necesidades de los misioneros y misioneras del mundo a través de la oración y la asistencia material.

Posteriormente, en 1922, esta red se institucionalizaría y sería asumida por el Papa, adquiriendo así el rango de obra pontificia. Desde entonces, cada año, quedó establecido, para todas las circunscripciones eclesiásticas del mundo, un tiempo fuerte de oración y animación misionera. Además, se decretó que la colecta total de la jornada, ordinaria y extraordinaria, de todas las parroquias, filiales, diaconías, rectorías, capillas y demás instituciones eclesiales, fuera entregada al Papa a través de la Obras Misionales Pontificias, para generar así un fondo común mundial que permitiera el sostenimiento de los territorios de misión y la asistencia a los misioneros y misioneras del mundo.

La situación de la pandemia provocó que durante el 2020 este fondo mundial se viera sensiblemente disminuido, repercutiendo negativamente en las zonas de misión y en la vida de los misioneros y misioneras. Por tal motivo, instamos a todos los fieles para que en este DOMUND 2021 seamos generosos, acorde a nuestras posibilidades, a fin de que la obra de la salvación siga extendiéndose por todo el mundo, pues «nada ni nadie puede quedar ajeno al anuncio liberador que procede de Nuestro Señor Jesucristo» (Papa Francisco, Mensaje DOMUND 2021).

2- Gran Misión Nacional 2021-2023

El Papa Francisco, en su mensaje para el DOMUND 2021, nos ha dicho también que el momento actual de nuestra historia no es fácil. La situación de la pandemia ha evidenciado y amplificado el dolor, la soledad, la pobreza y las injusticias que ya tantos padecían, y ha puesto al descubierto las falsas seguridades sobre las cuales vive una gran parte de la humanidad.

Sin embargo, estos tiempos, más que desanimarnos, nos desafían a proclamar con mayor fuerza y ahínco que el Señor ¡ha resucitado!, y que su resurrección es el fundamento de nuestra esperanza. Es un tiempo para pregonar fuertemente que Jesucristo vive y nos quiere también vivos, fraternos y capaces de hospedar y compartir esta esperanza.

Por esta razón fundamental, los Obispos de Costa Rica, convencidos de que «lo que hemos visto y oído, no lo podemos callar» (Hch 4, 20), convocamos a todo el Pueblo de Dios que peregrina en nuestras diócesis a una Gran Misión Nacional, bajo el lema: «Discípulos misioneros: portadores de Esperanza».

Esta Gran Misión será una oportunidad para que cada cristiano, en cualquier lugar y situación en que se encuentre, renueve su encuentro personal con Jesucristo o, al menos, tome la decisión de dejarse encontrar por Él (cfr. Evangelii gaudium 3).

El envío para esta Gran Misión Nacional se realizará, en cada una de las Catedrales de nuestro país, por parte del Obispo diocesano propio, el próximo domingo 24 de octubre, en el contexto de las celebraciones del DOMUND, y culminará con el DOMUND del año 2023.

Todos los bautizados estamos convocados, pues «la Iglesia, como misterio de comunión, es toda ella misionera y, cada uno en su propio estado de vida, está llamado a dar una contribución incisiva al anuncio cristiano» (cfr. Verbum Domini 94). De este modo, procuraremos que nadie quede rezagado a causa de esta pandemia y nadie quede excluido de la alegría y la esperanza que nos ha traído el Señor (cfr. Gaudete in Domino 22).

Motivamos y pedimos a todos nuestros fieles para que participen y se involucren de lleno en esta Gran Misión, a fin de renovar nuestra vocación bautismal misionera y mostrar que somos una Iglesia en camino, activa y comprometida con la causa del Reino de Dios, en medio del mundo y de las circunstancias en que cada uno vive y actúa en la Iglesia y en la sociedad. Que esta experiencia misional sea un tiempo de gracia, de conversión y renovación pastoral de todos.

Desde ya, encomendamos confiadamente en la oración este tiempo misionero al cuidado maternal de Nuestra Señora de los Ángeles, Estrella de la Evangelización, y pedimos la intercesión de Santa Teresita del Niño Jesús y de San Francisco Javier, patronos de las misiones.

José Manuel Garita Herrera
Obispo Ciudad Quesada.

Daniel Francisco Blanco Méndez
Obispo Auxiliar de San José.

spot_img
Noticias Relacionadas