Nuevo presidente del CELAM para el cuatrienio 2023-2027

La 39ª Asamblea General Ordinaria del Consejo Episcopal Latinoamericano y Caribeño (Celam), que se está celebrando en Puerto Rico del 16 al 19 de mayo de 2023 acaba de elegir a su nuevo presidente y los dos vicepresidentes, servicios que serán asumidos por Mons. Jaime Spengler, Mons. José Luis Azuaje y Mons. José Domingo Ulloa, para el cuatrienio 2023-2027.

-

El nuevo presidente del Celam es Mons. Jaime Spengler, arzobispo de Porto Alegre y recientemente elegido presidente de la Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil (CNBB). El nuevo presidente “asume el nombramiento de la Asamblea del Celam con espíritu de obediencia, pero también guiado por la fe informa la página web oficial del CELAM.

Mons. Jaime Spengler además insiste en que “es un consejo de obispos, y como consejo tiene la misión de promover el camino evangelizador de la Iglesia en América Latina y el Caribe” y espera que “ojalá juntos, en comunión con nuestros hermanos y hermanas, en espíritu de fe, atentos a lo que es hoy la orientación del Magisterio, pero también junto a los signos de los tiempos, a los desafíos que la cultura de hoy nos impone, podamos corresponder a lo que la asamblea nos pide como presidencia del Celam”, llamando a todos a “caminar a la altura de los tiempos actuales”.

También, para la primera vicepresidencia los obispos han elegido al venezolano Mons. José Luis Azuaje Ayala y la segunda vicepresidencia será ocupada por el panameño Mons. José Domingo Ulloa Mendieta, OSA. 

Tras la elección del presidente y los dos vicepresidentes, han llevado a cabo luego la elección del presidente de Asuntos Económicos y del secretario generalpara el cuatrienio 2023-2027. El nuevo presidente del Consejo de Asuntos Económicos es Mons. Santiago Rodríguez Rodríguez, originario de República Dominicana; mientras que la secretaría general del Celam será asumida por el peruano Mons. Lizardo Estrada Herrera, OSA.

Con estas elecciones se completa la Presidencia del Celam para el cuatrienio 2023-2027. Este jueves, 18 de mayo está previsto que sean elegidos los obispos coordinadores de los consejos de los cuatro centros en que se divide la actual estructura del Celam: Centro de Gestión del Conocimiento, Centro de Redes y Acción Pastoral, Cebitepal y Centro para la Comunicación.

Es una novedad para usted asumir esta nueva misión que le confía la Iglesia de América Latina y el Caribe. ¿Cómo se siente?

Llegué aquí a Puerto Rico para esta asamblea totalmente inocente. Vine con dificultades para obtener el visado, pero al mismo tiempo con un compromiso muy grande por parte de la Conferencia Nacional de los Obispos de Brasil, también porque tuvimos nuestras elecciones para la CNBB hace quince días, y yo tampoco esperaba ser elegido, y en vista de la situación que se creó, tuvimos que acelerar las cosas. Sea el proceso para obtener el visado para llegar aquí a esta asamblea, pero sin ninguna expectativa. Para mí todo esto es una gran novedad.

Así que estamos aquí para lo que la Iglesia nos pide, y cuando hoy me preguntaron si aceptaba la elección, dije que lo hacía en nombre de la obediencia. Una obediencia a los miembros de la Asamblea y una voluntad de servir de la mejor manera posible al propio Consejo Episcopal Latinoamericano.

Usted habla de sorpresa, ¿podríamos decir que esta sorpresa es un signo de Dios en su vida que espera que usted pueda aportar desde su camino como fraile franciscano, como obispo auxiliar de Porto Alegre, luego como arzobispo, su bagaje al camino de la Iglesia en América Latina y el Caribe?

Cuando asumí esta forma de vida, hace más de 30 años, me prometí no decir nunca que no a lo que la Iglesia me pidiera. Y a lo largo de mi camino, a lo largo de la historia de mi vida, he logrado mantener esta palabra. Es verdad que ha habido momentos muy difíciles, y confieso también, con gran sencillez, que algunas peticiones que me han hecho a lo largo de mi vida, las he llorado, pero después, con el tiempo, esa petición resultó ser saludable. Así que, con esta disposición, con cordialidad, con fe, acogemos ahora este nombramiento para este servicio en favor de la Iglesia latinoamericana y caribeña.

Antes de la elección, los participantes de la asamblea escucharon los informes sobre la marcha de los últimos cuatro años, marcados por el proceso de renovación y reestructuración del Celam. De cara al futuro, para la nueva presidencia, ¿es un desafío continuar este camino?

No podemos no seguir por este camino, no podemos volver atrás, y un proceso inaugurado con tanto compromiso por parte de muchos debe tener continuidad. La finalidad del Consejo no es otra que la de estar cerca de las distintas conferencias. Así que el espíritu de comunión, de servicio, de apoyo y, por qué no decirlo, de inspiración a las distintas conferencias que conforman nuestro Consejo Episcopal Latinoamericano, ese es el objetivo.

La administración anterior inauguró un proceso de renovación que, por lo que hemos escuchado aquí en estos días, va por un excelente camino, y debemos continuar por ese camino.

Entre los elementos destacados en los informes está el papel que la Iglesia de América Latina y el Caribe tiene en el actual proceso sinodal. La Secretaría del Sínodo reconoció los grandes aportes que la Iglesia del continente ha hecho en materia de sinodalidad. ¿Cómo podemos seguir fortaleciendo esto en el Celam, en las distintas conferencias episcopales que lo integran, pero también en las Iglesias particulares, en las parroquias, en las comunidades?

En primer lugar, diría que este camino que se inauguró ha demostrado ser beneficioso y ha dado frutos muy hermosos. Es una experiencia realmente audaz por parte del Celam, pero también en este proceso, en este camino que el Papa nos pide en este momento del camino de la Iglesia, es un camino de aprendizaje. No es que lo que está en cuestión sea una novedad en la vida de la Iglesia como tal, la Iglesia lleva en su bagaje, en su origen, en su historia este espíritu de sinodalidad que el Concilio Vaticano II sintetizó en estas dos palabras, comunión y participación, ciertamente necesitamos avanzar, y podemos y debemos avanzar.

Cómo hacerlo, es en el desarrollo del proceso donde captaremos lo que hay que hacer para que este espíritu se implante cada vez más en nuestras comunidades. Quizás en este momento, estamos hablando de sinodalidad, comunión y participación a un nivel bastante alto. Necesitamos llevar esto a nuestras comunidades, a nuestras bases, a nuestras comunidades del interior, a nuestras parroquias y, por qué no decirlo, a nuestras diócesis. Tenemos realidades muy distintas en el continente, realidades muy vigorosas, muy vivas, pero también tenemos realidades muy frágiles, que necesitan, requieren y merecen apoyo, orientación y acompañamiento.

Una Iglesia que escucha es uno de los grandes desafíos que el Papa Francisco propone para el camino actual de la Iglesia, evidentemente también en la Iglesia de América Latina y el Caribe. ¿Cómo puede la Iglesia del continente aprender a escuchar aún mejor?

Es necesario volver una y otra vez al Evangelio, es a partir del Evangelio, con el Evangelio en la mano, como percibimos, recuperamos y nos hacemos cada vez más conscientes de la actitud propia de nuestro Señor. Y cuando leemos y rezamos el Evangelio, vemos que esta actitud de escucha, de cercanía, de acogida, está, por así decirlo, en la base del anuncio mismo. Si queremos avanzar en el proceso de evangelización en América Latina, no podemos dejar de estar atentos a estas indicaciones que nos vienen del mismo Evangelio.

Es con el Evangelio en la mano, promoviendo el espíritu comunitario, promoviendo procesos de iniciación a la vida cristiana, como ciertamente podremos impulsar la obra evangelizadora en este momento histórico del caminar de la Iglesia en el Continente.

Como presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano y del Caribe, ¿qué les pide a los obispos del continente para poder cumplir mejor esta misión que la Iglesia les encomienda?

En primer lugar, el cultivo, la promoción del espíritu de comunión. Somos un solo cuerpo, y tenemos una misión específica como obispos: la cercanía a nuestro pueblo, la disponibilidad para escuchar a nuestra gente, a nuestro pueblo, la actualidad, la cultura, y al mismo tiempo, la atención al Evangelio y a la rica y hermosa Tradición de la Iglesia. Si conseguimos mantener sincronizados estos dos aspectos, sin duda podremos avanzar.

Recuerdo una figura utilizada en un curso de teología, que decía que el camino de la Iglesia y el nuestro, como obispos, es similar a montar en bicicleta: la rueda delantera es el tiempo, la cultura, el momento que vivimos, nuestras realidades. La rueda trasera de la bicicleta es la Sagrada Escritura, la Tradición bíblica, la Tradición de la Iglesia. En la medida en que estas dos ruedas puedan desarrollarse de manera sincrónica, avanza. Este es el gran desafío, cómo combinar estos dos aspectos. Para nosotros, los obispos, esto nos afecta de una manera muy especial.

Usted habla de combinar, ¿cómo combinar la Presidencia de la CNBB, el episcopado más grande del mundo, con la Presidencia del Consejo Episcopal Latinoamericano y del Caribe, que incluye 22 conferencias episcopales?

Si alguien tuviera una respuesta objetiva, incluso le pediría que me ayudara a entenderlo, pero creo que cuando nos ponemos en camino en la fe, no nos falta la gracia necesaria. El compromiso personal, la disposición personal, el espíritu de colaboración y la apertura a la gracia de Dios nos darán sin duda el vigor, la fuerza, la iluminación, el discernimiento necesario para llevar a cabo el trabajo que se nos pide.

Es un gran desafío, fui elegido para la Conferencia Brasileña hace quince días, también una gran sorpresa. Es cierto que fui vicepresidente primero en la administración anterior, pero no esperaba la elección a la presidencia, y menos aún la elección aquí en el Celam. Cómo compaginar estas dos presidencias, con el apoyo de los hermanos, la oración y la gracia de Dios.

Hemos hablado sobre qué pide a sus hermanos obispos, pero ¿qué pide a Dios? ¿cuál será su oración en los próximos días?

El don del discernimiento. El don del discernimiento para mí es algo fundamental, y el don del discernimiento según la tradición presupone al menos tres cosas: en primer lugar, tener presente lo que está en juego, lo que implica nuestro trabajo; en segundo lugar, la disposición a rezar esto; el tercer aspecto es la apertura al diálogo entre hermanos. Cuando tenemos estos tres aspectos, cuando logramos desarrollar estos tres aspectos, encontramos los caminos que el Espíritu de Dios nos inspira y nos pide para el tiempo presente.

Nota de prensa e imagen Vatican News

spot_img
Noticias Relacionadas