Oración por la patria en Toma de Posesión de nuevo Gobierno.

En la toma de posesión del nuevo Gobierno de la República el 8 de mayo 2022, se dio un espacio al inicio para orar a Dios por la Patria. Esta oración estuvo a cargo de Monseñor José Manuel Garita Herrera, Presidente de la Conferencia Episcopal de Costa Rica y obispo de Ciudad Quesada.

-

El presidente Dr. Rodrigo Chaves Robles recibió la bendición y juró sobre la Biblia en el Traspaso de Poderes el pasado 8 de mayo 2022. En este momento de oración no solo estuvo presente el presidente de la Conferencia Episcopal de Costa Rica, Monseñor José Manuel Garita Herrera sino también el pastor Jorge Gómez Varela, presidente de la Alianza Evangélica Costarricense.

Compartimos partes de la oración que dirigió Monseñor José Manuel Garita a las afueras del edificio legislativo:


«Muy estimados hermanos, sabemos que la dimensión religiosa es parte esencial
de todo ser humano, así lo atestigua la historia de todos los pueblos de la tierra.
Por eso, una ocasión tan importante para los costarricenses como ésta es una
maravillosa oportunidad para que elevemos nuestra mirada al Todopoderoso…

Todos nosotros sabemos que la oración es —en primer lugar— un ejercicio de
escucha. Por eso, como expresión fundamental de esa confianza en Dios que todos
tenemos, dispongámonos a escuchar un breve texto de la Biblia.


De la primera carta del apóstol san Pablo a Timoteo 2, 1-4: Te ruego, hermano, que ante todo se hagan oraciones, plegarias, súplicas y acciones de gracias por todos los hombres, y en particular, por los jefes de Estado y las demás autoridades, para que podamos llevar una vida tranquila y en paz, entregada a Dios y respetable en todo sentido. Esto es bueno y agradable a Dios, nuestro Salvador, pues él quiere que todos los hombres se salven y todos lleguen al conocimiento de la verdad.

En el pasaje que acabamos de escuchar, el apóstol san Pablo también nos recuerda
que la responsabilidad social y política nos concierne a todos, cada cual debe
aportar desde sus competencias y posibilidades. Por eso es importante que cada
uno de nosotros se pregunte: ¿cuáles son los aportes que yo puedo hacer y cuáles
son las virtudes que debo reconocer y dejar brillar en los demás?


Finalmente, tomemos conciencia de que este trozo de la Biblia nos hace entender
que el bienestar integral de las personas, eso que los creyentes llamamos
salvación, se construye a la luz de la verdad. Cada uno de nosotros debe
preguntarse entonces: ¿estoy dispuesto a caminar con los demás en la búsqueda
de lo verdadero sin pretender nunca que la verdad es una adquisición ya hecha?

La Palabra de Dios ha resonado en nuestros corazones, cada uno de nosotros sabe
lo que el Espíritu de Dios le ha pedido. Conscientes de nuestra fragilidad,
roguémosle al mismo Señor que nos ayude a responderle generosamente.
Oremos, diciendo:
R/ Escucha a tu pueblo, Señor.

• Por los ciudadanos costarricenses, para que todos sintamos la Patria como
una responsabilidad personal. Oremos.
• Por el señor Presidente de la República y todo su equipo de gobierno, por
los señores diputados y todos aquellos que están empezando su servicio
constitucional, para que desechen todo interés egoísta y trabajen
sinceramente por el bien común. Oremos.
• Por aquellos costarricenses que más sufren, para que sus necesidades
encuentren una respuesta responsable y eficaz. Oremos.
• Por los diferentes grupos y organizaciones de nuestra sociedad, para que
luchen por sus convicciones dejándose iluminar por la verdad auténtica
que supera todo subjetivismo. Oremos.
• Por quienes creen en Cristo sin pertenecer a nuestra misma comunidad
eclesial, para que sus labores políticas y sociales estén siempre inspiradas
y sostenidas por el Evangelio. Oremos.
• Por todos los que participamos de este acontecimiento histórico, para que
sepamos ser consecuentes con lo que el Señor nos pide y la Patria espera de
nosotros. Oremos.


Padre bueno, en tu providencia admirable
cuidas con amor de cada uno de tus hijos
y das a la humanidad todo lo necesario
para que cada persona viva dignamente,
de acuerdo con su condición de hijo tuyo y morada de tu Espíritu.
Te pedimos, entonces, Señor de cielo y tierra
que derrames tu Espíritu de sabiduría y fortaleza
sobre nuestro Presidente de la República y todo su equipo de trabajo,
sobre todos los diputados y cada una de las personas
que colaborarán en el desarrollo de este servicio constitucional
que el pueblo les ha encomendado
para los próximos cuatro años.
Líbralos, Padre santo, de todo tipo de corrupción.
Permíteles trabajar con verdadero esfuerzo y generosidad.
Haz que sean solícitos en la construcción del desarrollo integral,
ése que tú quieres para todos los pueblos de la tierra.
Y por encima de todo, ayúdales a ser
constructores de una auténtica comunión,
ésa que nace de la verdad y permite que
todo ser humano crezca desde su interior.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
R/ Amén.


spot_img
spot_img
Noticias Relacionadas

Gran Misión Nacional

Buenas Noticias desde Cartago.