Síntesis Nacional de Costa Rica, aporte al Sínodo de la sinodalidad

Formación, comunicación, kerigma y espiritualidad de comunión y servicio entre los puntos clave del documento.

-

Del 26 al 28 de julio 2022 la Comisión Nacional para la Sinodalidad se reunió durante tres días para redactar la síntesis nacional, que es el aporte de Costa Rica al próximo Sínodo de los Obispos que se realizará en octubre del 2023.  El documento ya fue enviado a la Secretaría para el Sínodo a inicios de agosto previamente aprobado por los Obispos.  Ya se ha cerrado la fase diocesana del proceso sinodal y se ha iniciado ahora la fase continental.

Sobre la metodología de la elaboración de la síntesis Monseñor Oscar Fernández, Obispo de Puntarenas y quien preside la comisión comenta: “luego de un proceso de consulta a todo el pueblo de Dios, las comisiones diocesanas a cargo del proceso nos enviaron su síntesis diocesana.  Al ser este un proceso espiritual, pedimos oración y cada día durante la encerrona para la redacción de la síntesis nacional iniciamos con la Santa Eucaristía.   Comenzamos con una lectura profunda de los documentos y luego sacamos los puntos claves de todos, respetando el contenido y luego los dividimos por áreas e iniciamos la redacción de acuerdo con los diez núcleos temáticos dados por la Secretaría”.

Monseñor Fernández dijo que el proceso fluyó y se sintió la luz del Espíritu Santo en un resumen donde se respetaron las voces expresadas por todas las diócesis.  Entre los temas que surgieron en la síntesis de Costa Rica están:  caminar juntos sin dejar al margen del acompañamiento pastoral a las periferias y otras poblaciones, mejorar los procesos de escucha y recibir respuesta de parte de la jerarquía, impulsar el kerigma como anuncio y escucha fundamental de Cristo entre nosotros, mejorar la comunicación en todos los niveles con empatía, respeto y humildad y tener más y mejores procesos formativos sobre todo para los laicos.

También se destacó la importancia de descubrir nuestra vocación universal a la santidad y asumir de manera responsable la misión en la Iglesia, así como una mayor conciencia y protagonismo del laicado sobre su papel en la sociedad y en la Iglesia

“Uno de los aspectos que mencionaron todas las Diócesis fue la necesidad de eliminar el clericalismo y el autoritarismo y hacer crecer una espiritualidad de comunión y servicio, con un liderazgo integrador y vínculos de respeto e igual participación entre todos”, mencionó el Pbro Mario Segura, coordinador de la comisión nacional.

“Uno hermoso regalo que recibimos el último día de la encerrona fue la visita de Monseñor Luis Marin de San Martin quien compartió con nosotros toda una mañana, contestó dudas y nos animó a continuar por esta vía sinodal” agregó el padre Mario.

La fase continental está ahora siendo coordinada desde el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) y ellos informarán los próximos pasos.

spot_img
spot_img
Noticias Relacionadas

Gran Misión Nacional

Buenas Noticias desde Cartago.